Elizabeth Fraser (Cocteau Twins) contra… ¿Madonna?

Share on FacebookTweet about this on Twitter

 

elizabeth fraser madonna massive attack

Seguramente la siguiente historia -si es que no la habían escuchado antes- les provocará la misma extrañeza que a nosotros cada vez que la recordamos. Se trata nada menos de una de las canciones más emblemáticas de los 90’s: “Teardrop” de Massive Attack con Elizabeth Fraser. Todos nos hemos regocijado al menos una vez con esa exótica balada trip-hop cuyos beats nos recuerdan los latidos de un tranquilo corazón, pero pocos conocen la historia no solo detrás de su lanzamiento o las sesiones de grabación, sino de la idea original de este grandioso track.

 

Resulta que por allá del año 1997 cuando surgió la pista y se grabó en su versión demo, Andrew Bowles tenía en mente a Madonna para vocalizarla; incluso ya había titulado el track como “No Don’t”. Pero por el contrario, Grant Marshall y Robert Del Naja no estaban para nada convencidos con la propuesta de su compañero y pensaron en la vocalista de Cocteau Twins como única opción viable para esta tarea, y además descartaron el título de la canción, aunque por el momento no tenían ninguno que les convenciera. Esta disputa se volvió más seria de lo que se esperaba debido a que Bowles desafío a sus compañeros al invitar, sin previo consenso, a Madonna para iniciar las grabaciones, por lo que Marshall se vio obligado a entrar en escena y hablar con ella para decirle que todo había sido un error; “que siempre no, gracias”. Esto llevó posteriormente a Bowles a grabar su propia versión de “No Don’t” en solitario, permitiendo así que Massive Attack concretara la misión con La Voz de Dios (como la prensa había apodado a Fraser) perfeccionando aun más la canción que ya en su versión de estudio resultó sonar tan humana como electrónica, y fue con aquél mítico video dirigido por Walter Stern y en el que un feto canta las letras, que la magia hizo efecto y el mundo se excitó con la refinada obra.

 

massive attack1111

 

Pero, ¿por qué un tema aparentemente tan sencillo en estructura y moderadamente experimental pudo crear un aura tan especial y remover tanta emociones? La respuesta está en la interpretación de Elizabeth Fraser. En ese entonces, mientras las sesiones se llevaban a cabo ella pasaba por momentos muy difíciles (lamentablemente una constante en su vida). No solo asimilaba la separación definitiva de Cocteau Twins, sino también la ruptura con su ex novio Jeff Buckley; de hecho, confiesa que en esos días que recibió la invitación formal de Massive Attack para participar en dichas sesiones, se encontraba en una etapa depresiva en la que solía leer muchas de las cartas de amor que se escribían. Pero sin duda alguna el golpe más brutal vino tan solo meses después, cuando le informaron que Jeff había muerto (mayo de 1997). Fue entonces que la canción tomó su nombre casi de forma natural: “Teardrop” (publicada en abril de 1998).

 

No es que nos alegre que Elizabeth Fraser se encontrara en una situación emocional así de desafortunada cuando aceptó darle vida a esta obra, ni mucho menos, pero es evidente que su alma desquebrantada hizo palpable la melancolía y el dolor en cada una de sus notas. De lo que sí podemos estar no solo felices sino agradecidos eternamente con Marshall y Del Naja es por oponerse al capricho de Bowles y no permitir que se estropeara lo que en aquél entonces era un diamante en bruto, pues estamos seguros que Madonna nunca, jamás al menos en este plano universal hubiera logrado una interpretación de este nivel:

 

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Contacto y Aviso Legal

Sound & Vision México ® | Todos los derechos reservados 2013 |