Sigur Rós: brincando charcos con el verdadero himno de la alegría

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Sigur Ros90

La búsqueda por el lineamiento perfecto del alma para encontrar la alegría, una constante en el ser humano y más fácil si se es melómano. A través de los años hemos sido testigos de imprescindibles obras musicales que son capaces de afectar positivamente nuestras emociones y muchas veces poner a trabajar nuestros conductos lagrimales para mojar esa sonrisa y dejar charcos en nuestro rostro. Hay muchas de este tipo, es verdad. Pero ninguna, al menos en la escena alternativa, como la que Sigur Rós compuso en 2005.

 

No debe sorprender a nadie esta aseveración cuando de los islandeses se trata. Menos en ésa, su época más emotiva. Dejando atrás un superlativo y espiritual álbum años atrás (( )), y mientras corrían las sesiones de su álbum Takk, los oriundos de Reykjavík habían encontrado una secuencia de melodías que habían materializado con sus instrumentos de viento dentro de una atmósfera de ilusión y optimismo. Y ellos sabían que era una creación especial, la podían respirar, pero no quisieron preocuparse demasiado en ello ni llevar las cosas deprisa así que siguieron trabajando en los demás tracks del disco. Sin embargo, continuamente regresaban a esta composición y cada vez que lo hacían se referían a ella como “The Money Song”. Y no es que pensaban que conceptualmente tenía que algo ver con el dinero ni algún aspecto económico en general, mas bien sabían que contaba con el potencial suficiente para convertirse en un éxito comercialmente hablando.

 

 

Entonces “la canción del dinero” después de ser pulida con paciencia en sus minuciosos detalles estaba llegando al final de su proceso. El último aporte llegó por cortesía de Jónsi con la sencilla lírica -principalmente en islandés y algunos fragmentos en hopelandic– que invitaba a reflexionar sobre las bellas trivialidades de la vida fuera de los prejuicios y la superficialidad de un mundo que muerde y nos mantiene muy ocupados en defendernos. Había que recuperar esa saludable inocencia perdida y su propuesta para lograrlo fue volver a enamorarnos de lo cotidiano y lo mundano como el olor de las flores, el sonido del viento al correr mientras mueve las hojas de los árboles, o simplemente cómo se mira la lluvia cuando cae formando charcos en el piso (así como las lágrimas los forman en nuestro rostro) para brincarlos mientras ves tu reflejo en ellos y emprendes una aventura emocionante en castillos de arena.

 

Correr, gritar, brincar y llorar. Sí, eso era. Había que volver a ser infante o despertar al que todos llevamos dentro. Ahí estaba el verdadero significado de la obra. Entonces todo cobró muchísimo más sentido y la canción terminó por llamarse “Hoppípolla”, que en islandés significa “brincando charcos”.

 

Brosandi (sonriendo)
Hendumst í hringi (girando sobre sí)
Höldumst í hendur (tomándonos de las manos)
Allur heimurinn óskýr (el mundo entero está borroso)
Nema þú stendur (pero tú aguantas)
.
Rennblautur (empapado)
Allur rennvotur (completamente mojado)
Engin gúmmístígvél (sin botas de goma)
Hlaupandi inn í okkur (algo dentro de nosotros)
Vill springa út úr skel (quiere romper el cascarón para nacer)

.
Vindurinn (viento)
Og útilykt af hárinu þínu (y el olor del aire fresco en tu pelo)
Eg lamdi eins fast og ég get (lo golpeo tan deprisa como puedo)
Með nefinu mínu (con mi nariz)

.
Hoppípolla (saltando en los charcos)
I engum stígvélum (sin botas de goma)
Allur rennvotur (completamente mojado)
I engum stígvélum (sin botas de goma)
.
Og ég fæ blóðnasir (y está sangrando mi nariz)
En ég stend alltaf upp (pero siempre me levanto)
Hopelandic

.
Og ég fæ blóðnasir (y está sangrando mi nariz)
Og ég stend alltaf upp (pero siempre me levanto)
Hopelandic

 

Bocanada de aire fresco y un baile al borde del destino. Ahora había que visualizarlo todo para darle aun más luz. Fue así que en noviembre de aquél 2005 se publicó su videoclip oficial. Bellísimo. Los directores Arni & Kinski no hicieron más que seguir sus instintos e impregnarle más magia a esta oda a la vida misma. La historia fue protagonizada por un grupo de ancianos que parecían haber vuelto a nacer y estaban locamente desesperados por vivir, haciendo cualquier cantidad de travesuras y divirtiéndose de lo más lindo. Durante la travesía observamos cameos de los integrantes de la banda que, irónicamente, personifican a los “adultos” de aquél mundo. Todo termina con una épica batalla en un cementerio donde las emociones se ponen a flor de piel justamente cuando comienza el excelso crescendo de la canción, y somos testigos de una de las tragedias más lindas traducida en el derramamiento de sangre que simboliza la victoria.

 

Como bien lo habían anticipado durante su gestación, “la canción del dinero” ahora conocida como Hoppípolla se convirtió en un éxito inmediato. Pero no solo eso, sino que aun más importante, se convirtió también en un clásico inmediato. Era el nuevo y verdadero himno de la alegría y con él Sigur Rós se metió a los charts británicos por primera vez en su carrera, y series/documentales como Planet Earth lo eligieron como el soundtrack perfecto para hacer danzar el mundo (por mencionar un caso de su éxito comercial). Y todos entendimos el mensaje de golpe en el alma: Jamás es tarde para hallar la genuina felicidad.

 

Sigur Rós – Hoppípolla from sigur rós on Vimeo.

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Contacto y Aviso Legal

Sound & Vision México ® | Todos los derechos reservados 2013 |