Cuando escuchó el primer disco de The Doors, el padre de Jim Morrison le recomendó a su hijo renunciar

Share on FacebookTweet about this on Twitter

jim morrison y su padre, goerge stehpen morrison

Es común que las personas sean de una u otra manera un reflejo de sus padres. Pero no precisamente en el caso de James Douglas Morrison, mejor conocido como Jim Morrison, uno de los personajes más emblemáticos del rock, un símbolo sexual de su generación y un poeta incomprendido para el mundo convencional. Ya que como platica el autor Jerry Hopkins (del libro biográfico de Jim, No One Here Gets Out Alive) su padre, el Almirante George Stephen Morrison, un veterano militar retirado de La Marina de Estados Unidos había pensado en un estilo de vida muy distinto para su hijo.

 

El modo de educación ortodoxo y típico de un militar para su época no moldeó del todo al pequeño Jim, quien reconoce que su padre jamás lo golpeó ni abusó de él, pero sí era demasiado estricto en otras cosas como su vestimenta, su forma de hablar, actuar y hasta de pensar. Por ello, no debe sorprendernos que cuando conoció en la preparatoria a su amigo Ray Manzarek y comenzaron a crear su propio mundo en el arte, Jim escapó de su casa anticipando lo que su padre pensaría de ello, ya que jamás habría apoyado su elección profesional. Por eso Jim decidió “matarlo”, cortando todo vínculo con él: hay que recordar la canción “The End” en la que no solo habla sobre matar a su papá sino de fornicar con su mamá.

 

jim morrison y su padre, stephen almirante morrison

 

Años después, cuando The Doors comenzaban a escalar la cima del éxito, un amigo de la familia Morrison vio su primer y homónimo álbum en una tienda y decidió comprarlo para llevárselo al Almirante George (pensando, claro, que le daría gusto). Cuando la familia entera tocó el disco, el padre de Jim se mostró indiferente al escuchar a su hijo cantar y decidió parar la producción del vinilo y prohibir que se tocara en casa otra vez. Después, tomó papel y bolígrafo y escribió una carta a Jim recomendándole lo siguiente:

 

Renuncia ya a cualquier idea relacionada con el canto o con cualquier conexión con un grupo musical porque considero que esto es un completo vacío de talento.

 

Afortunadamente, estas palabras de su padre no desalentaron en lo absoluto al Rey Lagarto, como tampoco lo desalentaron sus muestras de rechazo respecto a su profesión mucho antes de este episodio. Él siguió componiendo canciones y se convirtió en uno de los rockeros más emblemáticos de todos los tiempos.

 

Muchos años después, en el libro The Doors by The Doors (de Ben Fong-Torres), el Almirante George Stephen Morrison rompió silencio y habló en retrospectiva sobre su hijo, a décadas ya de su muerte. Dijo que “el hecho de pensar que él está muerto es infeliz, pero es muy agradable recordar su vida”. Reconoció también que Jim fue un adolescente rebelde, muy difícil de disciplinar. También dijo que era un orgullo para él tener un hijo enterrado cerca de gigantes de la cultura como Oscar Wilde, Frederick Chopin o Edith Piaf (en el cementerio Pére Lachaise de París, Francia).

 

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Contacto y Aviso Legal

Sound & Vision México ® | Todos los derechos reservados 2013 |