LA RESEÑA

American Football (LP2) – American Football


Polyvinyl, 2016

Valorización

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Diecisiete años (casi dieciocho) tuvieron que acontecer para que los miembros de American Football, fundadores de la elegante fórmula del Math-Emo, la cual posee estándares musicales muy difíciles de superar o siquiera de alcanzar a imitar, y liderada por el ícono del emo, Mike Kinsella entregase nuevo material de estudio.

 

Y detrás de este re-encuentro y producción hay todo un ejemplo de justicia artística en mi opinión; y es que ¿cómo iba el destino a negarle una segunda oportunidad a un proyecto musical cuyo paso por el mundo fue tan fugaz como un trabajo de verano? La banda se formó, compuso las canciones, grabó el material, y tocaron no más de veinticinco shows según confiesa Steve Holmes; más aun después de que éste fuese la piedra angular que edificó un montón de proyectos musicales que actualmente estaban llamando más la atención en el mundo del emo matemático que los creadores de esa receta.

 

Fue en el 2014 cuando se reactivaron las notificaciones en la página oficial de American Football anunciando que la banda se reuniría, provocando la euforia de todos los que nos quedamos clavadísimos con el breve pero conciso e inigualable material que había dejado en su único EP All Of Us y su único LP American Football (y para aquellos que profundizamos un poco más en su biografía musical, su EP previo a llamarse American Football, que posee la joya llamada “Franco The Bull” y publicado como The One Up Downstairs).

 

Los de Chicago entonces comenzaron a dar fechas durante la mitad del 2014 y 2015, e incluso lanzaron un video oficial para “Never Meant” (¡diecisiete años después de creada la canción!) hasta que, en el 2016, hace unos pocos meses, empezaron a aparecer en su fanpage pequeños teasers de riffs de guitarra característicos de Mike Kinsella y Steve Holmes e incluso un video en la cuenta de Instagram de Kinsella en el estudio de grabación mientras que una trompeta característica de Steve Lamos, sonaba de fondo.

 

De inmediato levantaron altas expectativas entre los seguidores de su sitio (que cabe decir que desde que empezaron a tocar nuevamente en vivo subieron de no más de 27,000 a más de 125,000). Recuerdo uno de los chistes más geniales que leí en una de las publicaciones que decía algo como lo siguiente: “Finalmente empiezo a abandonar la tristeza y ustedes (American Football) regresan con nuevo álbum”. Luego de eso, las redes sociales Polyvinyl Records compartieron tres sencillos “I’ve Been So Lost For So Long”, “Desire Gets In The Way” y “Give Me The Gun”, y aunque el álbum estaba anunciado para el 21 de octubre, hubo un leak y se colgó en YouTube así como también ya se encontraba disponible para descarga en servidores como mediafire, rapidgator, rapidshare, etcétera desde inicios de octubre.

 

En fin, consideraba importante describir brevemente la biografía de esta banda porque aporta un contexto de fondo que potencializa la calidad en la naturaleza de su obra. A continuación, expondré mi traducción emocional de esta producción.

 

El álbum cuenta con nueve canciones, cada una intitulada por la primera oración de la letra que contiene. Este inicia con “Where Are We Now?”; un tema que abre con un entrelazamiento de dos riffs de guitarra que generan una armonía soberbia digna del tema “Stay Home” de su primer LP. En esta canción podemos escuchar a un Mike Kinsella con una voz más educada musicalmente hablando en comparación con el material anterior de AF aunque no tan aguda, lo cual de todos modos era ya muy familiar y pronosticado para quienes seguimos de cerca la transformación vocal durante los álbumes lanzados por Mike como solista en su proyecto Owen.

 

Pero no nos dejemos engañar, suena muy distante a lo que Kinsella ha compartido en su trabajo en Owen, y esto quizás se deba a que Mike parece haberse esforzado por componer melodías de voz en una tonalidad más alta y de dinámicas más similares a las que hizo en su tiempo con AF que a las que ha hecho al menos hasta hoy como solista.

 

Así mismo, en “Where Are We Now?” podemos escuchar muchos elementos más característicos de la banda, como una batería con mucho apoyo hacia las dinámicas polifónicas “twinklecore” ejecutadas por las guitarras y que tiende a llenar de complementos y adornos las canciones, unas guitarras eléctricas con afinaciones alternativas, bañadas de reverb y enfocadas en muchísimos detalles y en este ejemplo particular, una letra que aborda la intriga de no saber en dónde se encuentra una relación lesionada pero a la cual tampoco le importa ya su desenlace. Y aprovechemos esta primera canción como un epítome o resumen para entender nuclearmente el contenido más importante del disco: -la temática-. ¿Y cuál es esta? Desde mi opinión, el álbum entero encierra dentro de su finísimo enfoque musical uno de los aspectos que suelen ser más complicados de desempeñar durante la experiencia humana: las relaciones sociales, tanto desde el punto romántico como en sus estados de conflicto, o incluso en la completa ausencia de éstas.

 

Y bueno, los fans más asiduos de la banda al ver este álbum bajo esa lupa podemos reconocer algo obvio: ¡De eso se trató American Football desde su nacimiento hasta su prematura desaparición! Pero entonces, ¿cuál es la diferencia entre esta producción y la anterior de la banda? La respuesta puede sonar breve e inclusive inverosímil, pero eso no le resta factibilidad: -La edad de Kinsella (39 años)-.

 

¿Y cómo es esto? Bueno, considerando que Mike Kinsella y compañía  compusieron los discos a una edad donde las relaciones sociales son estadísticamente y/o por definición psicológica, biológica y/o social: “conflictivas”, el hecho de que ahora tenga una edad que por esas mismas definiciones se esperaría un dominio “adecuado” sobre ellas y que aun así el contenido lírico del álbum exprese lo contrario, nos demuestra la honestidad con la que Mike a sus 39 años admite ser parte de aquellos que hace mucho que dejamos atrás la adolescencia o los inicios de los 20s y aún no tenemos la mínima puta idea (y probablemente seguiremos más años sin tenerla) de cómo alcanzar la armonía entre nuestra vida emocional y nuestras interacciones sociales.

 

Lo anteriormente dicho queda adecuadamente manifestado en el sencillo “I’ve Been So Lost For So Long” (en el cual desde el  título se puede entender como una condición humana y errante que ha durado por varios años) donde Kinsella plasma frases propias de una mente conflictuada o deprimida por la angustia y los problemas típicos de la adolescencia como: “me siento tan enfermo, doctor me duele existir” o: “si me encuentras, ¿podrías recordarme la razón por la que me levanté hoy?” y “quizás estoy dormido y todo esto es sólo un sueño, no puedo creer que mi vida me está ocurriendo a mí”. Entonces vemos que, de una forma honesta e incluso elegante, esta obra trata de tener esa mente conflictuada y deprimida por la angustia, la ansiedad, la tristeza y los problemas de la adolescencia ¡pero entrando a los cuarenta!

 

Reabordando la cuestión del contenido específicamente musical, el segundo LP de American Football era esperado con mucho añoro por su servidor con la intriga de conocer la continuación de varias de las aproximaciones musicales que la banda introdujo al mundo del emo noventero: el uso en la composición de compases compuestos, guitarras limpias en afinaciones abiertas donde la polifonía fuera la protagonista, baterías cayendo en ritmos en síncopa o en compases diferentes a los dictados por las guitarras, un tema acompañado de un wurlitzer (o sí por esa hermosa canción “The One With The Wurlitzer”), una voz tanto melódica como mal educada, y varios solos nostálgicos de trompeta (básicamente los sonidos que muchísimas bandas de culto en el math-emo hoy en día como This Town Needs Guns, Joie De Vivre, Castevet, y Algernon Cadwallader han plasmado impresionantemente en sus producciones [por cierto creo que Castevet en 17 años será lo que hoy es American Football pero esa es harina de otro costal] y que muchos de los que componemos con nuestros instrumentos actualmente quisiéramos dominar a la perfección).

 

De lo anteriormente citado básicamente, todo apareció satisfactoriamente en este álbum a excepción de la canción con un wurlitzer, y el hecho de que las trompetas de Lamos no tienen un papel muy protagónico (únicamente en “I Need A Drink (Or Two, Or Tree)” y en “Everyone Is Dressed Up” figuran estas trompetas, eso sí, sus melodías son dignas de quedarse en el corazón de muchos de igual manera que con las trompetas en “The Summer Ends” o “The One With The Wurlitzer”). En fin, desde mi punto de vista, representa un triunfo para quienes conocimos a AF dentro de los primeros diez años posteriores a su separación (o antes, para aquellos treintones afortunados) y que por siete años (o como en mi caso diez) estuvimos esperando noticias en MySpace, PureVolume o posteriormente en Facebook y Youtube de un re-encuentro mientras nos conformábamos viendo grabaciones de Mike Kinsella en vivo tocando el intro de “Never Meant” sin pasar de ahí o escuchando con amor cada álbum de Owen intentando llenar el vacío que el complemento que Steve Holmes y Steve Lamos le añaden a la vorágine de emociones que conforma todo American Football.

 

Y aunque este álbum ha dividido a los fans de la agrupación en dos lados: los que amamos el nuevo álbum por su significado histórico y calidad artística, y los que por el carácter de banda de culto (por lo que aportaron al emo en tan sólo un EP y un LP) desearían que esa gloria se hubiese mantenido inamovible, una cosa es clara: American Football ha abierto un capítulo no antes visto en el mundo del math-emo con su nueva producción.

 

 

Tracklist:

  1. Where Are We Now?
  2. My Instincts Are My Enemy
  3. Home is Where the Haunt Is
  4. Born to Lose
  5. I’ve Been So Lost for So Long
  6. Give Me the Gun
  7. I Need a Drink (or twoo or three)
  8. Desire Gets in the Way
  9. Everyone is Dressed Up

 

 

 

Me suena a: Very Secretary, Algernon Cadwallader, This Town Needs Guns

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Contacto y Aviso Legal

Sound & Vision México ® | Todos los derechos reservados 2013 |