LA RESEÑA

Ballenas Muertas en San Sebastián – El Columpio Asesino


Mushroom Pillow, 2014

Valorización

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Hay bandas a las que les vienen bien los largos periodos de descanso entre un lanzamiento y otro; algunas incluso se toman desde dos hasta cinco años. Después de todo, los propios artistas conocen sus procesos internos y deben tomarse sus respectivas pautas. Cada quien a su ritmo, vaya.

 

El Columpio Asesino es una de esas bandas; había avanzado con regularidad al momento de editar sus álbumes: desde inicios de la década pasada, y desde su primer homónimo (2003) casi de forma automática marcaron dos y tres años de uno a otro y eso les funcionó, pues cada entrega superó a la anterior. De Mi Sangre a Tus Cuchillas (2006) lo hizo, pero luego fue aventajado por La Gallina (2008) y cuando se creía que no se podía mirar más alto llegó Diamantes (2011), la máxima obra hasta el momento. Así, con ese ritmo los de Pamplona registraron una gráfica ascendente por más de nueve años con un constante repunte de calidad. Pero como dicen por ahí, todo lo que sube tiene que bajar.

 

Ahora en 2014, tres años después de su último disco llega Ballenas Muertas en San Sebastián y como era de esperarse, despertó nuevamente altas expectativas y todos (me incluyo) pensábamos que la tendencia seguiría. Oh, sorpresa… de las no gratas.

 

La quinta producción discográfica de Álvaro Arizaleta y compañía carece de todos los atributos que, por separados, habían distinguido a cada placa en el pasado. Primero, prescindieron (parcialmente) de las guitarras ¡¿Por qué?! En su lugar se colaron de forma insolente los teclados y sintetizadores que desde luego son muy conocidos en su música desde siempre, pero nunca antes con tanto protagonismo o… ¿exceso? Por otro lado, la línea de intensidad (y emocional) comienza y termina en el mismo punto sin ningún altibajo en su recorrido. Ritmos y sonidos monótonos, mejor dicho. Tan es así, que no se siente en toda la producción una canción con el punch suficiente que le de el potencial de sencillo, porque desde mi punto de vista “Babel” (primer single oficial) en cualquier otro LP de los columpios ni siquiera hubiera figurado. De hecho, hay canciones tan flojas que dan la sensación de haber sido engendradas sin ganas, casi a la fuerza o por obligación, sólo por cumplir y llenar los vacíos del tracklist; mejor (o peor) ejemplo de ello “Anzuelos”, sin alma, sin creatividad y con una pobre instrumentación.

 

Aun así, existen pocos momentos álgidos en la escena. Tal es el caso de la canción que le da nombre al álbum, sin duda lo más destacado y a la par de cualquier pieza emblemática en el catálogo de El Columpio. Su letra de crítica social adecuada en el presente desde una cosmovisión objetiva del orden mundial en decadencia, y una secuencia rítmica similar a la utilizada en “Perlas” o “Floto”, hacen de este momento uno muy disfrutable. En el cuadro de honor también podría colarse “La Lombriz de tu Cuello” que sería perfecta si no se caracterizara por ese robótico estilo de canto. Esto es lo que más recomiendo de Ballenas Muertas en San Sebastián. Ojalá pudiera decir más, pero no hay mucho.

 

Ni modo, así pasa. Como decía al inicio, todo lo que sube algún día tiene que bajar. Fueron muchos años con entregas de glorias consecutivas por parte de El Columpio Asesino, de victoria tras victoria. Pero ese clímax que alcanzaron hace tres años se convirtió en la cúspide de su caída libre. El sonido alternativo de su homónimo se ausentó; la riqueza lírica de De Mi Sangre… desapareció; el atrevimiento y la irreverencia de La Gallina se escondieron; y los ganchos melódicos de Diamantes, inexistentes. Y aunque comenzó, la caída no es definitiva, de eso estoy casi seguro. Como también dicen, no hay mal que por bien no venga. Quizás los españoles necesitaban tocar fondo para reinventarse y dar un paso, no hacia adelante, sino hacia otra dirección para luego revolucionarse. Ahora, lo único que tienen que hacer es volver a comenzar otro camino ascendente como lo hicieron hace 14 años y eso es algo que no les debe costar mucho trabajo, pues calidad la hay.

 

 

Tracklist:

  1. Intro
  2. Babel
  3. Escalofrío
  4. Ballenas Muertas en San Sebastián
  5. A La Espalda del Mar
  6. Anzuelos
  7. Susúrrame
  8. La Lombriz de tu Cuello
  9. Entre Cactus y Azulejos

.


.

.

Me suena a: Dorian, Delafé y las Flores Azules, Now It’s Overhead

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Contacto y Aviso Legal

Sound & Vision México ® | Todos los derechos reservados 2013 |