LA RESEÑA

Born Into the Waves – And Also the Trees


Independiente, 2016

Valorización

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Más de 36 años de carrera, 13 discos de larga duración, una reciente gira por Asia y Europa que en algunos escenarios se volvió mítica con la participación de Robert Smith (The Cure), y la inclusión de Adam Sherry (Dead Forest Index) a su alineación en el estudio para grabar estas 10 nuevas piezas musicales. Es en resumen lo que del pasado y presente debe considerarse para dar origen a Born Into the Waves, el álbum con el que And Also the Trees está pintando de negro romántico este 2016.

 

En verdad hay que vestirse de gala para tantear la nueva obra de los ingleses. Un traje negro y las gafas oscuras no es suficiente. Hay que sacar la copa de tinto más fino sobre la mesa, morder una rosa espinada y además pensar cómo haría Micahel Gira en un momento como éste. Este nuevo country gótico con avant-folk ciertamente podría incitar a perder la cordura pero nunca la elegancia; a despertar los pensamientos insanos en lo más profundo de nuestra mente pero jamás con malas intenciones. Es una colección de 10 canciones de tierna maldad y bonita perversión que fueron inspiradas en los paisajes que observaron y las historias románticas que escucharon en países como Lituania, Rumania, Ucrania y Japón.

 

No todas estas experiencias cuentan con desenlaces felices, más bien las historias de Simon Huw Jones se desenvuelven en atmósferas de desolación, angustia y un poco de sufrimiento. Pero aun en estas circunstancias, él sabe encontrar la gracia a cada acto; la belleza en lo incómodo y crear un poco de luz en la oscuridad. Temas como “Your Guess” y “Hawksmoor & the Savage”, ambas abrazando una suerte de clímax temprano en la producción, abren la elegante velada en un universo paralelo en el que un Nick Cave embriagado y escondido detrás del humo de un cigarrillo muriendo en un cenicero, leerá algunos poemas de amor de Charles Bukowski (sí, de amor, imagínense la perspectiva). Después, llega el momento de imaginar los paisajes que nos pintan las notas musicales; así podrás ver las guitarras deslizándose suavemente sobre la madera de una vieja cabaña en la playa, en “Winter Sea”, con esa refinada mandolina que sacude la arena del lugar. Por su parte, “Seasons & the Storm” (más emparentada a los discos Green is the Sea y The Klaxon) presume su delicadeza aun en el momento más provocador posible dentro del álbum, con unas ricas melodías y un estribillo con el potencial de acompañar a tu mente durante muchas lunadas.

 

“The Sleepers” y “Bridges” son elegancia gótica pura, sin pretensiones vampirescas. Nuevamente las mandolinas juegan un papel protagónico, agitando las flores marchitas del cementerio en el que ya estamos bailando con los fantasmas. A este punto de la noche, podríamos también ya estar emborrachándonos, pero sin perder la clase… Eso jamás.

 

Un momento especial, al menos de tipo interlúdico se siente al inicio de “The Bells Of Saint Christopher’s” que termina siendo más bien una balada opaca, típica en la cosmovisión de Jones. Detrás de su voz se medio esconde un estático, denso y tétrico teclado que sostiene su amarga garganta que narra la depresiva escena en la que, en solitario, se levanta de su cama cada noche para mirar el mundo a través su ventana con cortinas rotas. Es el momento perfecto para que entre “Naito-Shinjuku” (en honor a un lugar que conocieron en Tokio, Japón), totalmente instrumental, cuyo matiz sonoro pareciera dar un guiño al Medio Oriente precisamente, y arrulla el sueño del deprimido bajo la luz de las estrellas.

 

“Boden” vuelve a la luz de la ciudad y prepara el terreno para la culminación. Ésta llega con “The Skeins of Love” y su hermoso clarinete que casi dibuja las melodías en el viento en esta bonita balada agridulce. Las baterías aquí son un poco más pesadas, dándole fuerza al tema para cerrar con la energía que necesitas al volver a casa a media noche rondando callejones sin salida, mientras bailas un poco a la luz de la luna con los ojos cerrados, descalzo, con gatos aullando a tu alrededor. Y así acabas.

 

And Also the Trees han demostrado que cerca de sus cuatro décadas de existencia todavía son capaces de experimentar pequeñas y minuciosas mutaciones en su sonido (o subgéneros dentro del goth/post-punk). Y lo siguen haciendo con mucho estilo, caray. Como verdaderos maestros de poesía musical que saben escuchar los ecos de los lugares abandonados, o las voces que habitaron alguna vez los lugares que transitan, que no le tienen miedo a la oscuridad sino por el contrario, la abrazan y respiran de ella. Born Into the Waves explota esos atributos y los exhibe con elegancia y honestidad bizarra, acompañadas de una excelsa instrumentación con cuerdas que se enmarañan en el aire, una sólida línea de bajo, ojivales teclados, mandolinas medievales y unos ritmos semilentos en su batería que nos dan el tiempo necesario para degustarlo todo con calma y entre suspiros.

 

 

Tracklist: 

  1. Your Guess 
  2. Hawksmoor & the Savage 
  3. Winter Sea 
  4. Seasons & The Storms 
  5. The Sleepers 
  6. Bridges 
  7. The Bells of St. Christopher’s 
  8. Naito-Shinjuku 
  9. Boden 
  10. The Skeins of Love

 

 

 

Me suena a: Nick Cave, Timber Timbre, Swans

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Contacto y Aviso Legal

Sound & Vision México ® | Todos los derechos reservados 2013 |