LA RESEÑA

For Crying Out Loud – Kasabian


Columbia, 2017

Valorización

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Luego de cinco discos donde lograron imponerse a pesar de sus detractores, Kasabian tenía un gran desafío por delante al momento de lanzar For Crying Out Loud. Básicamente llegaron al punto máximo de su popularidad y podría decirse que la gira de su antecesor 48:13 dejó ver su mejor versión en los directos. En teoría, este álbum se presentaba como la posibilidad de acceder a esos logros que solo están reservados para las figuras pop, como llenar el Wembley o cosas por el estilo.

 

A eso sumemos la inspiración que venía señalando el guitarrista y líder Sergio Pizzorno en las nuevas canciones, que iba entre el concepto de “la silla” planteado por The Beatles y bandas como Talking Heads o ESG, junto al hecho de que iban a dejar de lado el sonido sintético alcanzado en su anterior LP para abrazar las guitarras. Visto de esa forma, es apenas lógico que despertaran tanta expectativa. A pesar de que los adelantos pecaban de cierta irregularidad, persistía el interés. Pero al escuchar el disco todo eso se desinfló con una velocidad sorprendente.

 

El primer tema “Ill Ray (The King)” pone de manifiesto el primero de varios pecados de la banda en esta nueva aventura: un mal criterio para decidir si las canciones necesitan trucos de estudio o no. Cuando apareció primero la versión en el programa de Jools Holland prometía mucho al ser un híbrido entre Arctic Monkeys y The White Stripes con ese particular sentido melódico que aporta siempre la guitarra de Pizzorno. Sin embargo, en la versión de estudio se ve opacada por ese eco de rock de estadio totalmente innecesario, desperdiciando lo que pudo ser un inicio aplastante, crudo y acorde con las expectativas que plantearon durante los meses anteriores.

 

Curiosamente en “You’re In Love With A Psycho” (video), una de las canciones que más polémica despertaron por ese aire más “poptimista” de lo normal las cosas funcionan mucho mejor. Suena como una evolución lógica de lo mostrado en “Re-Wired” de Velociraptor! y con un pulso no tan alejado del cover que hacían en la gira de 48:13 al clásico de Cameo, “Word Up”. Produce incomodidad a ratos, sí, pero en comparación con otros temas del álbum, no está ni cerca de ser un tema descartable. Lo que sí hace es plantear la irregularidad en el flujo de For Crying Out Loud, pues por cada tema bueno hay uno o dos no tan buenos. Podría decirse que es el caso de “Twentyfourseven”. Tiene momentos donde engancha y deja ver esa potencia que nos encanta de ellos aplicada en un formato más fiestero, pero hay otros momentos donde se pierde en su propio voltaje. A lo mejor esta sí necesitaba uno o dos trucos de los que usaron en “Ill Ray (The King)”.

 

La que con toda seguridad no se salvaría ni así es “Good Fight”, un intento de número melódico muy mediocre que no lleva a nada en el álbum y, por el contrario, nos hace preguntarnos ¿Pero no habían dicho que ESG y Talking Heads eran influencias en el disco? ¿Qué está pasando? No está mal la interpretación en sí misma pero las voces de Pizzorno y Tom Meighan suenan más como si cantaran un tema infantil tipo Plaza Sesamo.

 

Las cosas se enderezan un poco con “Wasted”, una especie de flamenco con ciertas dosis de melancolía y humor equilibradas por una guitarra con tintes new wave. Tiene pinta de pegar fuerte en los directos pero tal vez en la versión de estudio no se equilibra tan bien la potencia que puede dar con la intimidad que finalmente ofrecen. En la que no dejan dudas de tomar todas las decisiones correctas es en “Comeback Kid”. La trompeta del inicio suena muy al estilo de Dexys Midnight Runner, mientras el tema en sí mismo parece una versión mejorada de “Days Are Forgotten” con un trabajo notable del baterista Ian Matthews para manejar a placer los tiempos del tema. Es un clásico instantáneo y festivalero, como los que bien saber.

 

Deja algunas dudas “The Party Never Ends” (sobre todo porque la voz de Meighan parece opacada por la instrumentación), pero el ambiente barroco muy al estilo de lo mostrado en el pasado con ‘West Ryder Pauper Lunatic Assylum’ cruzado con toques hip hop (nuevamente impecable el trabajo de Matthews) los deja bien parados. Mejoran nuevamente las sensaciones con el otro gran tema del álbum: “Are You Looking For Action?” donde aprovechan las enseñanzas que les dejó grabar “Treat” en su disco antecesor para aplicarlas a un contexto más orgánico, como reinterpretando la versión más salvaje de Talking Heads con un sentido del ritmo menos rígido. Otra fija en sus directos, y junto a “Comeback Kid” la canción más destacada del álbum.

 

De aquí en adelante el nivel decaerá bastante. “All Through The Night” con Pizzorno en las voces es otro momento acústico que contradice toda la emoción mostrada en “Are You Looking For Action?”, dejándolos nuevamente en la nada misma. Pareciera que quiere mostrar algún rastro de sensibilidad pero, o es demasiado predecible su forma de hacerlo, o deja bastante descolocado al seguidor promedio de Kasabian. Luego recuperan algo de nivel con el ritmo skank en las guitarras de “Sixteen Blocks” pero las armonías vocales resultan exageradas y lo que pudo ser un tema arriesgado se volvió un intento de forzar coros de la audiencia con mejores intenciones de las que aparenta en una primera escucha. El turno es para “Bless This Acid House”, otro de los temas que adelantaron en el programa de Jools Holland. Contrario a lo que pasó con “Ill Ray (The King)”, en este caso los trucos de estudio le permiten sonar más encendida de lo que realmente es. Los cambios de ritmo son impecables y, aunque algo excesiva, funciona mejor que el promedio. El final es con la función góspel de “Put Your Life On It”, que cierra la producción con cierta dosis de elegancia.

 

En For Crying Out Loud, Kasabian dobla la rodilla por primera vez en su trayectoria. Más allá de que siempre tuviesen sus detractores, el peso de cinco álbumes que les permitieron forjar una carrera respetable y un público desaforado como pocos en el mundo indie les pasa factura aquí. Cuando todos esperábamos un trabajo directo y guitarrero como bien los saben hacer junto a trucos propios del funk o la música disco, terminaron ofreciendo un trabajo apagado, desorientado y bastante irregular. Es como si les hubiesen chupado toda la ambición mostrada en sus obras anteriores, sus ganas de comerse al mundo. Se hace evidente que los problemas personales de Tom Meighan durante su grabación (lidiaba con un divorcio y la muerte de un amigo cercano) afectaron mucho el juicio y rendimiento de la banda.

 

Otra cosa es que Pizzorno produciendo los discos de Kasabian deja ver que todavía no tiene la experiencia necesaria para plasmar por si solo todo lo que podría dar de sí mismo tanto él como sus compañeros en un disco. En 48:13 dejaba algunas dudas, pero eso se compensaba al ser un trabajo donde los sintetizadores podían quitarse y ponerse sin mayor problema. Pero en un álbum más orgánico y guitarrero como este, no es tan sencillo cubrir los errores. Si la interpretación o el enfoque no son apropiados, lo pagará el resultado final de una u otra forma. Aun así, no creo necesario ponerse apocalípticos. Es el primer paso en falso serio que da el grupo (uno que en cualquier caso dejó buenos temas) y hubo condiciones que complicaron más las cosas de lo necesario. Si se dan cuenta de eso, su próximo álbum volverá por la buena senda. Pero hoy, podemos decir que han defraudado como nunca antes.

 

 

Tracklist:

  1. Ill Ray (The King)
  2. You’re in Love with a Psycho
  3. Twentyfourseven
  4. Good Fight
  5. Wasted
  6. Comeback Kid
  7. The Party Never Ends
  8. Are You Looking for Action?
  9. All Through the Night
  10. Sixteen Blocks
  11. Bless This Acid House
  12. Put Your Life on It

 

 

 

Me suena a: Dexys Midnight Runner, The Kooks, Blossoms

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Contacto y Aviso Legal

Sound & Vision México ® | Todos los derechos reservados 2013 |