LA RESEÑA

Auras – Deafcult


Hobbledehoy, 2017

Valorización

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Años tuvieron que pasar para que el primer álbum de larga duración de Deafcult por fin viera la luz. El paso de esta banda australiana en la escena shoegazer se ha ido acelerando cada vez más. Aún recuerdo como si fuera ayer cuando escuché su primer EP (homónimo) en 2015 y apenas dos años más tarde (eso es muy poco a para una banda nueva) ya le estoy dando play a Auras.

 

La obra es explicada por la misma banda australiana como un reflejo de lo que son y fueron en el pasado, fusionando ambos polos en una sola manifestación sonora que igualmente rescata viejos ecos de grandes nombres del género como por ejemplo Swervedriver, Moose o The Boo Radleys. Pero no es del todo shoegaze genérico. Tiene sus propios matices y amalgamas vanguardistas incluso; con un producto final de alta manufactura a reflejados en 12 capítulos.

 

Por otro lado, y quizás desde una perspectiva más filosófica, en una entrevista han descrito al disco, o mejor dicho su título como lo que Club Silencio representa para Mulholland Drive de David Lynch. ¿Qué significa exactamente eso? Al igual que aquél mítico filme, la respuesta varía de acuerdo a varias interpretaciones de distintas teorías. Podríamos decir que el misterio, lo arcano e incluso espiritual rodea esta producción dentro de las secuencias de sueños y recuerdos de lugares y experiencias en éste y otros planos los que forman el todo; jugando un papel protagónico en la trayectoria artística del grupo, así como un momento climático en su existencia.

 

Deafcult pisa firme en su camino en el ruido del pop. Su música es segura aunque no de tan sencilla digestión, con sus propios riesgos en composiciones más cinemáticas y abismales como “Star Collide” o “Judy”. Pero lo más interesante es que encuentran la diversidad como una defensa ante el peligro de caer en lo monótono y se aventuran con una gama más luminosa de dreampop tan frágil como melódico en los tracks “Indigo Children”, “Echoes” y “Urusai”. Sin dejar de mencionar al mejor de todos, el último, “Here Be Death” (resonancia a-la MBV). Esto los destaca como una banda emergente que es capaz de andar seguros en distintas líneas dentro de una misma senda. Y eso no se compra en la tienda de la esquina. Las posibilidades de eso pueden ser infinitas con el paso de los años, la experimentación y la madurez.

 

 

Tracklist:

  1. Lemonade Beauty
  2. Secret Wisdom
  3. Summertime
  4. Sparkle
  5. Auras
  6. Indigo Children
  7. Stars Collide
  8. Rubix
  9. Echoes
  10. Judy
  11. Urusai
  12. Here Be Death

 

 

 

Me suena a: My Bloody ValentineNewmoon, Venera 4

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Contacto y Aviso Legal

Sound & Vision México ® | Todos los derechos reservados 2013 |