LA RESEÑA

IAMACEO – Starflyer 59


Independiente, 2013

Valorización

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Muchas cosas han cambiado en la trayectoria de más de 20 años de Starflyer 59; desde sus primeros lanzamientos tan crudos y densos en los 90’s, hasta los últimos mucho más coloridos y digeribles en los 00’s; desde el shoegaze/space rock de sus inicios hasta el indie rock/pop que practica en la actualidad.

Jason Martin también ha ido quedándose solo, y no es que eso es algo malo en este caso (como en otras bandas sí llega a serlo), ya que desde los dos últimos discos (Dial M de 2008 y The Changing of the Guard de 2010) el fundador y por siempre frontman del proyecto no lo ha resentido al momento de componer con la misma calidad que siempre lo ha hecho (recordemos que, a pesar de haber sido una banda de cuatro y hasta cinco miembros, Martin siempre fue el cerebro creativo detrás de ellos).

 

Pero sin duda alguna en esta nueva entrega el hecho que más representa un escenario desconocido para SF/59 es que, por primera vez en su carrera, un álbum ha sido grabado, producido y mezclado de forma independiente (con la ayuda económica de sus fans a través de la campaña Kickstarter); rompiendo su alianza con Tooth & Nail, casa disquera con la que había trabajado en toda su carrera.

 

Es por lo anterior que yo supongo el título de esta nueva producción, IAMACEO -que se lee I-am-a-CEO (“Chief Executive Officer”, que en español se puede traducir como el “Director General” de una empresa)- es para dejar claro que Jason ya no depende de alguien más para hacer música, convirtiéndose en su propio “jefe” teniendo absoluta libertad creativa y total control durante todas las facetas de su trabajo hasta entregar un producto final. También podría ser alusión a su vida fuera del arte, como “manager” de la vieja empresa de trailers de su padre; aunque esta segunda teoría puede descartarse tomando en cuenta que ya se había referido a esa faceta anteriormente, en varias letras de su producción pasada.

 

Al álbum se le puede calificar como uno esencialmente indie rock con los matices propios en el sonido de Martin, que suele adornar cada pieza aparentemente sencilla con cualquier cantidad de arreglos basados en la tecnología para darles un sonido siempre fino. Instrumentalmente es más extenso que otros trabajos (recientes), y líricamente es tan trivial o tan poético como lo desees; y esa es una constante al momento de escribir en este músico norteamericano, que suele tener letras repetitivas pero muchas veces con frases verdaderamente inspiradoras. Eso sí, siempre con un discurso divino consecuente de su cristiandad.

 

“IAMACEO” y “Bycicle Rider” tienen beats pegajosos y eléctricamente son moderadas; la primera habla sobre este parte aguas en la vida de Starflyer y la segunda invita a reflexionar sobre lo pasajeros que son los buenos y malos momentos en la vida: un día estás en la cúspide, al siguiente día estás en el fondo y cavando. “Is This All There Is” es de lo más tradicional de la banda, recordando los paisajes del Talking Voice vs. Singing Voice (2005), por ejemplo, con un sutil solo de harmónica que la acompaña. En “Open Hands” regresan los sintetizadores y la rudeza del Old (2003), con un sonido eléctrico un poco más intenso. “Father John” es lenta y sombría. Siempre me han gustado las “baladas” de Starflyer, que lejos de ser románticas o melosas –aunque sí más delicadas en su estructura- son más bien como momentos agridulces. Para alguien acostumbrado a las canciones cursis, pudiera llegar a pensar en este tipo de baladas como oscuras y depresivas; y para quien disfruta más de la música introspectiva y melancólica, puede llegar a considerarlas como dulces y sublimes. Ese es el punto medio que Martin ha alcanzado una vez más con este tema.

 

Otros tracks interesantes son: la digerible y tierna “Trought My Door”; la optimista y más acústica “Pot Of Gold”; la rockera “I Fell Black”; y la sencilla y tradicional “My Light”.

 

No sé cómo se puede relacionar que Jason recién haya cumplido 40 años de edad con el hecho de que en IAMACEO, por primera vez en muchos discos, su voz suena mejor que nunca: sobria, madura y atractivamente oscura. Un valor agregado que ayuda a apreciar aún más esta entrega.

 

Para todos los fans que contribuyeron con su apoyo monetario para la realización de este álbum, les tengo buenas noticias: no se arrepentirán de su inversión y seguramente quedarán satisfechos. La obra cumple. Pero lo más importante es que hoy tenemos a un(os) Starflyer 59 de vuelta y más vivo(s) que nunca.

 

.

Tracklist:

1. IAMACEO
2. Bicycle Rider
3. Is This All There Is
4. Open Hands
5. Father John
6. Red Tide
7. Though My Door
8. Pot of Gold
9. I Feel Black
10 My Light

.

Me suena a: Joy Electric, The Helio Sequence, Yuck

 .

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Contacto y Aviso Legal

Sound & Vision México ® | Todos los derechos reservados 2013 |