LA RESEÑA

Port of Morrow

The Shins


Columbia, 2012

S&V

Usuarios

Port of Morrow
 

 

por Eduardo García

.

Andrew:  ¿Qué estás escuchando?

Sam:  A The Shins, ¿Los conoces?

Andrew:  No

Sam:  Tienes que escuchar esta canción, te va a cambiar la vida, lo juro.

 

Visualicen estas líneas pronunciadas por Zach Braff (Scrubs) y Natalie Portman (duh!) y tendrán la escena más famosa de la película del 2004 “Garden State”. Sam entonces se quita los audífonos, se los pone a Andrew y comienza el famoso coro con el que inicia “New Slang”, del disco debut de The Shins, Oh, Inverted World.

 

Esta escena probablemente no cambió la vida de Zach Braff pero definitivamente sí la de esta banda de Albuquerque, Nuevo México, impulsándolos hacia los oídos de una nueva generación de jóvenes que descubrían su gusto por el indie rock independiente.

 

The Shins se convirtió rápidamente en una referencia importante dentro de esta escena, y aunque los fanáticos tuvimos que esperar cinco años para que Port of Morrow estuviera terminado, el año pasado pudimos escuchar el trabajo alterno más electrónico de James Mercer junto con Danger Mouse (Gnarls Barkley), bajo el nombre de Broken Bells. James Mercer ha señalado en muchas entrevistas cómo esta colaboración influyó mucho en la manera que este nuevo disco fue grabado; dice haber superado su miedo a trabajar con productores, y le pareció buena idea la influencia de un productor desde el comienzo en la construcción del álbum. Otro cambio notable en su sonido se debe a una nueva alineación en la banda, el tecladista Marty Crandall y el baterista Jesse Sandoval fueron reemplazados por Ron Lewis y Jou Plummer (Modest Mouse).

 

El resultado es un álbum con un sonido mucho más pulido que los esfuerzos anteriores de la banda, y aún más pop, con más énfasis en los instrumentos electrónicos, pero reteniendo aún los elementos de su estilo indie-retro-pop, y la fresca, rara y exquisita sensibilidad de entusiasmo infantil con el que la agrupación se hizo de su reputación; esto diferencía a The Shins por sobre muchas otras bandas que en búsqueda de su propio sonido, caen en las tendencias. Lo que definitivamente no ha cambiado es la obsesión de Mercer por escribir letras geniales.

 

El disco comienza con un sonido que simula sintonizar una frecuencia en búsqueda de una señal, y después de cinco años la encuentra en un tambor que provoca el impulso de mover el pie en “The Rifle’s Spiral”, después comienza el primer single del álbum “Simple Song”, con la inconfundible voz de Mercer convertida en simple, revelándose poco a poco, primero un poco del tambor, luego la voz, y luego se expresa la batería, marcando un regreso triunfal creando una canción que es la tesis de lo que los Shins siempre han sabido hacer, canciones de una lectura tan simple y de poco esfuerzo, (usualmente esto es señal de un gran esfuerzo) en la que canta: “When you feel like an ocean being warmed by the sun. Love’s such a delicate thing that we do, With nothing to prove, Which I never knew.”

 

Después el tempo se desacelera en la balada It’s Only Life” que dice: “I’ve been down the very road you’re walking now, it doesn’t have to be so dark and lonesome” y se acelera de nuevo en una canción de corte más tradicional, “Bait and Switch”, con un asombroso solo de guitarra que antecede a la voz de un Mercer que suena mejor que nunca: “I’m just a simple man! Cursed with an honest heart! Watch her go and tear it all apart”, después el tono languidece de nuevo con la balada September”, al estilo de su álbum Chutes Too Narrow y canta: “Love is the ink in the well when her body writes”.

 

La segunda mitad de la producción se aventura gradualmente en territorios no explorados, en No Way Down” por ejemplo, la letra manifiesta inquietudes que podrían acompañar al movimiento de Occupy Wall St. “Oh, all of our working days are done, but a tiny few are having all of the fun”.

 

En Fall of ’82”, la canción se exhibe sobre las anteriores con unas trompetas muy impulsivas, y después se equilibra con una de mis favoritas del disco, 40 Mark Strasse”, que comienza con unos silbidos al puro estilo de The Shins, en la que dice: “Is it all so very simple and horribly complex?” y un coro que acompaña a la voz r, y el álbum llega a su final con Port Of Morrow”, la canción más oscura e inmaterial del disco, balanceándolo en su totalidad; habla acerca de la dualidad natural de la vida, el bien y el mal, lo bello y lo grotesco entrelazados, la letra lo refleja evidentemente: I saw a photograph: Cologne in ’27 And then a postcard after the bombs in ’45 Must’ve been a world of evil clowns that let it happen But now I recognize, dear listeners That you were there and so was I”.

 

Muchas cosas han cambiado gradualmente en cinco años, y la base de fanáticos de The Shins no es la excepción. Hemos crecido, nos hemos vuelto cínicos y hemos ocultado las emociones que nos despertaba el indie rock tras novedosos samples inmateriales, creados con software gratuitos, sin embargo, al escuchar Port of Morrow repetidamente, todo vuelve a parecer simple.

 

Es un álbum que demanda escucharse una y otra vez, son canciones que van creciendo dentro de uno, para después compartir el gusto por ellas compartiendo los audífonos. Mercer ha dicho en entrevistas que “Las cosas de las que te enamoras realmente en la preparatoria tienden a guiarte a través del resto de tu vida.”, y en eso coincide con Anthony Gonzalez de M83, quien sostiene la importancia de no dejar de ser un adolescente, es la fase de más experimentación, asombro y descubrimiento en nuestras vidas, es la época en que comenzamos a escuchar música por interés propio, mientras buscamos nuestro lugar en este mundo. Ha pasado mucho tiempo desde que escuchaba a The Shins, y sin embargo, parecen haber cambiado conmigo.

 

.

Tracklist:

1. The Rifle’s Spiral 
2. Simple Song 
3. It’s Only Life 
4. Bait and Switch 
6. No Way Down 
7. For a Fool 
8. Fall of ’82 
9. 40 Mark Strasse 
10. Port of Morrow 
11. Pariah King (B-side, bonus track)

.

Me suena a: Modest Mouse, Spoon, Surfer Blood

.

 

 

  1. [...] James Mercer y compañía han regresado con un nuevo video oficial para el sencillo “It’s Only Life”, extraído de su nuevo disco de estudio Port of Tomorrow (leer la reseña del álbum AQUÍ). [...]

  2. [...] Muchas cosas han cambiado gradualmente en cinco años, y la base de fanáticos de The Shins no es la excepción. Hemos crecido, nos hemos vuelto cínicos y hemos ocultado las emociones que nos despertaba el indie rock tras novedosos samples inmateriales, creados con software gratuitos. Sin embargo, al escuchar Port of Morrow repetidamente, todo vuelve a parecer simple. - ver reseña completa [...]


Qué opinas...