LA RESEÑA

Who Built the Moon? – Noel Gallagher’s High Flying Birds


Sour Mash, 2017

Valorización

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Es increíble (y un poco triste) pero lo que en algún momento fue una rivalidad Oasis-Blur que dividió a todo un país devino con la separación de los primeros en una rivalidad Liam-Noel. Mientras “our kid” apela al Twitter para atizar el fuego y anunciar su estreno con bombos y platillos como solista, el mayor de los hermanos rechaza categóricamente una y otra vez el regreso de la banda de Mánchester. Con As You Were y Who Built The Moon? parecen definirse dos bandos: uno apela al sonido recontraprobado que “sigue el legado de Oasis” en el debut de Liam, y el otro ve con agrado a Noel probando direcciones que hace cinco años parecían impensadas en él. A menos, claro, que uno se remontara a sus participaciones con The Chemical Brothers en “Setting Sun” y “Let Forever Be”.

 

No deja de ser llamativo que ambos trabajos tengan un punto en común: sus productores fueron fundamentales tanto o más que los intérpretes en el resultado final. Con Liam ya señalábamos la importancia de Greg Kurstin para darle consistencia y solidez a sus composiciones. En el caso de Noel a quien debemos señalar es a David Holmes, quien previamente trabajó en una notable remezcla a “The Girl With X-Ray Eyes”, tema del Chasing Yesterday que en cierta forma conecta lo hecho en ese LP con el que estamos reseñando. No sobra decir que Holmes fue artífice de devolver a la notoriedad a Primal Scream con su trabajo en More Light, como para comprender las motivaciones detrás de Noel para elegirlo como productor.

 

En fin. Nos habíamos quedado en 2015 diciendo que Chasing Yesterday se jugaba el todo por el todo sin tener una vocación comercial tan definida como su primer trabajo en solitario ¿no? Bueno, pues ahora resulta que Who Built The Moon? lleva aun más lejos las pretensiones de Noel para hacer algo ambicioso, repleto de detalles y en definitiva muy distinto a la fórmula con la que nos acostumbró en Oasis.

 

A uno le podían gustar más o menos los adelantos que fueron apareciendo en las últimas semanas, pero al escuchar el álbum de corrido van cobrando sentido todos. Una alineación de planetas, casi podría decirse. “Fort Knox” con toda su onda Chemical Brothers (si bien Noel señala que la inspiración fue Kanye West) abre paso a la siempre polémica “Holy Mountain”. Digo polémica porque sorprendió que un primer adelanto de Noel Gallagher tuviese una onda donde priorizara tanto el ritmo por encima de todo lo demás. Ahí donde muchos vieron parecido con Ricky Martin, yo le encontré más parecido con Kasabian (¿recuerdan “Where Did All The Love Go?”?) y alguna reinterpretación del espíritu glam rock de T Rex y Bowie. No es que lo compare con ellos pero sonoramente parece que ese fue su punto de referencia.

 

Prosiguiendo pasamos a un tema aún más sorprendente proviniendo de Noel: “Keep On Reaching”. Tiene una onda bien 60s con ese coro y los vientos ocasionales al fondo, al punto que uno puede imaginárselo grabándola en blanco y negro en un estudio tipo Top Of The Pops. Probablemente lo que le permite funcionar es el alternar ese frenesí con algunos momentos donde los muros de sonido desplegados por Holmes le confieren ese status medio cinematográfico que ya tenían sus otros discos en solitario, pero que ahora por lo visto quiso alcanzar con un verdadero experto en el tema asesorándolo.

 

Tenemos luego “It’s A Beautiful World” donde el asunto se torna particularmente psicodélico con bastantes trémolos de guitarra, teclados marcados al fondo y un Noel particularmente mesiánico. Es verdad que siempre se atribuye ese tipo de aura a sí mismo pero no siempre se ve reflejado cuando canta. Lo que le permite funcionar sin embargo es el puente, cuando Charlotte Marionneau (la famosa “chica de las tijeras” que apareció junto a los High Flying Birds en el programa de Jools Holland) recita esas palabras en francés y acto seguido la canción recobra su fuerza.

 

Con “She Taught Me How To Fly” no es muy distinta la cuestión. Como la guitarra adquiere más relevancia gracias a un riff algo deudor de los Rolling Stones, el resultado recuerda más a New Order en los tiempos de “Crystal”, contando incluso con una batería no muy alejada de la que haría un Stephen Morris. Sigue “Be Careful What You Wish For”, más cadenciosa y hasta podría decirse que con instintos de spaguetti western con ese punteo de guitarra que sostiene todo el tema. Como dato curioso, hay una mención a una vieja canción de Oasis: “Waiting For The Rapture”, tema que incluso puede servir como precedente para la idea explorada aquí por el británico.

 

Con una muy notable excepción de aquí al final, el álbum  perderá fuelle. “Black & White Sunshine” utiliza un punteo muy Costa Oeste pero no se traduce en un tema tan consistente como debería. No suena ni se siente tan inspirado como lo escuchado hasta el momento. Con “Interlude (Wednesday Pt 1)”, Holmes se hace notar más que nunca dándole vida a un instrumental algo misterioso y cargado de tensión que como bien puede dejar a la expectativa estropea el poco flujo que hay entre temas. En “If Love Is The Law” y tomando en cuenta la época del año en que aparece, suena más a villancico que a un tema hecho y derecho del mayor de los Gallagher. Sería injusto descalificarla por eso, pero es un hecho que palidece comparado con buena parte de lo mostrado en la primera mitad.

 

Hablábamos de una excepción y esa prácticamente le da título al tercer largo de Noel: “The Man Who Built The Moon”, donde directamente rescata el sonido del Standing On The Shoulder Of Giants (a su manera es prima-hermana de “Gas Panic!”) mientras los teclados, algunas cuerdas, rasgueos de guitarra bien marcados y un trabajo en la batería de Chris Sharrock alucinante le dan forma a un clásico perdurable en el catálogo solista de Noel. “End Credits (Wednesday Pt 2)” se encarga de darle cierre al disco extendiendo un poco más la idea del tema anterior.

 

Otra similitud entre As You Were y Who Built The Moon? son las grandiosas incorporaciones en la edición de lujo. En el protagonista de esta reseña podemos hablar de dos temas que, a su manera, constituyen una respuesta al As You Were de Liam. Por un lado tenemos la preciosa “Dead In The Water”, grabada en una sesión en vivo y que seguramente no vio lugar en el tracklist final por dejar ver al Noel tradicional, ese que siempre es garantía de éxito. El tipo que con solo una acústica en mano puede imprimir calidez, fuerza y carácter en un auditorio. Esta y el lado B, “God Help Us All”, revelan para el que tuviese dudas que Noel podría seguir escribiendo y cantando números basados en guitarra acústica o eléctrica al mejor estilo de Oasis o su primer álbum solista, pero por lo mostrado a lo largo del LP siente que puede ir mucho más allá.

 

De todos modos resulta inevitable hacerse una pregunta: ¿no era algo como esto lo que Noel estuvo tratando de evitar cuando descartó lo trabajado con The Future Sound Of London hace unos años? ¿Qué hace distinto este esfuerzo de guitarras distorsionado por la psicodelia y la electrónica de lo que hubiese podido salir trabajando con el dúo? Seguramente no lo sepamos nunca, pero no debería sorprender si hubiese salido algo incluso más volado. En los últimos tiempos cuando una banda tiene un sonido marcado y decide cambiarlo radicalmente en algún momento, sin importar si fue buena o mala idea, se busca destacar el hecho de “cambiar” y se les defiende por ese mero hecho sin analizar si valió o no la pena eso que reemplazó su viejo sonido. Existe cambiar para bien y cambiar para mal, y es un desafío al que toda persona que se vincule al negocio musical deberá afrontar tarde o temprano.

 

Claramente Who Built The Moon? no es un material tan digerible o fácil de escuchar como los anteriores discos de Noel (ya ni hablemos en comparación con As You Were) pero de eso se trataba: de llevarse al límite incluso si eso implicaba perder aceptación entre sus incondicionales. No es perfecto ni mucho menos, seguramente no todo lo que probó con Holmes funcionó y hasta puede que el proceso de composición utilizado le jugara en contra; pero es un trabajo que seguramente le dejó lecciones importantes para más adelante y uno que otro tema perdurable en el tiempo le queda, seguro. Siempre tendrá la fórmula a la mano, tipo Don Cangrejo con su Cangreburguer, pero ahora más que nunca ha decidido buscar todo eso que con Oasis parecía vetado para él.

 

 

Tracklist:

  1. Fort Knox
  2. Holy Mountain
  3. Keep on Reaching
  4. It’s a Beautiful World
  5. She Taught Me How to Fly
  6. Be Careful What You Wish For
  7. Black & White Sunshine
  8. Interlude (Wednesday Pt. 1)
  9. If Love Is the Law
  10. The Man Who Built the Moon
  11. End Credits (Wednesday Pt. 2)

 

 

Me suena a: The Chemical Brothers, Tame Impala, The Verve

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Contacto y Aviso Legal

Sound & Vision México ® | Todos los derechos reservados 2013 |